La evaluación ha estado siempre presente en el quehacer educativo; aunque no siempre con el mismo sentido y finalidad. Quizá constituya uno de los aspectos de la educación que mayor revisión haya concitado en los últimos años; convirtiéndose en un tema de debates y controversias. Las particularidades de los estudiantes y sus familias en ámbitos rurales, ameritan su consideración, más aún en este contexto de pandemia por COVID-19.

Por ello, la reflexión sobre las acciones de evaluación de los aprendizajes y la consideración de las estrategias didácticas implementadas podrían darnos “indicios” acerca de la situación en que nos encontramos y, en consecuencia, tomar decisiones para la mejora de los aprendizajes.

El formato virtual, posibilita el encuentro en este tiempo particular y brinda a los cursantes la adecuada flexibilidad en el manejo de sus propios ritmos y necesidades de aprendizaje; a la vez que les posibilita el intercambio e interacción entre pares y con los tutores a cargo del grupo, mediante el aula virtual.

La dinámica de trabajo con y entre los participantes se espera que sea interactiva y retroalimentaria, y de mutuo aprendizaje.